""
TRUCOS Y CONSEJOS

Hacer pan en panificadora (y que no te quede un «ladrillo»)

Imagen de pan cortado.

Si te has comprado una panificadora o simplemente estás pensando en ello, en este artículo te voy a dar las claves sobre cómo hacer pan en panificadora y que te quede estupendo.

Cuando me compré mi panificadora, lo primero que me pregunté fue: «¿Y ahora por donde empiezo?». La maquinita viene con su propio libro de recetas y claro, empiezas a mirar y como tiene tantas funciones puede que no sepas si empezar por hacer un pan, un bizcocho, masa para pizza, … En mi caso, ya que la compré principalmente para hacer pan, decidí empezar haciendo uno. Escogí uno de los más básicos del libro y me puse manos a la obra. Tengo que decir que para ser el primer pan hecho en panificadora, no me quedó mal del todo, pero de la experiencia se aprende.

Por eso voy a contaros lo que he experimentado y averiguado en estos años haciendo pan en panificadora, aunque seguimos aprendiendo.

El orden de los ingredientes para hacer pan en panificadora

Imagen de ingredientes que podría llevar un pan.

Como en casi todas las recetas de cocina, a la hora de hacer pan en panificadora, el orden de los factores SÍ altera el producto. Aquí no funcionan las leyes matemáticas, a pesar de que podría decirse que hacer pan entraría en lo que llamamos «ciencia exacta», pues las cantidades tienen que ser al milímetro.

Lo normal es echar los líquidos primero y después el resto de ingredientes. Y para hacerlo aún mejor, el orden recomendado es el siguiente:

  1. Líquidos (agua, leche, aceite, mantequilla, huevos, …).
  2. Sal.
  3. Azúcar.
  4. Harina.
  5. Levadura.
  6. Otros ingredientes (semillas, pepitas de chocolate, frutos secos, …). Normalmente, las panificadoras tienen una función que te avisa para echar este tipo de ingredientes mientras ya está funcionando. Aún así, si lo prefieres los puedes añadir antes de ponerla en marcha una vez hayas echado los demás.

El tipo de agua influye en la calidad del pan

En la calidad del pan influye tanto la temperatura del agua como el tipo de agua utilizada. Lo ideal es usar agua templada, yo incluso la uso a temperatura ambiente si no hace frío.

En cuanto al tipo de agua, yo uso agua mineral porque la zona donde vivo es de agua muy dura. Si utilizara agua del grifo la masa tardaría muchísimo en fermentar.

Si vives en una zona con agua blanda también te recomendaría usar agua mineral. Las aguas blandas producen masas poco consistentes y flojas al tener pocos minerales. Lo ideal es un agua de dureza intermedia.

Por otra parte, el agua clorada tampoco es buena porque impide que se produzcan los microorganismos necesarios en la fermentación.

Aquí puedes comprobar el tipo de agua de tu zona

Elegir la harina adecuada para hacer pan

Imagen de harina.

Hay muchos tipos de harina en el mercado y multitud de recetas de panes. Dependiendo de lo que quieras obtener debes escoger una u otra. Cada una tiene sus propiedades y dependiendo de ellas nos saldrán panes más o menos esponjosos, más o menos densos, …

Más adelante dedicaré un artículo a hablar en profundidad de las harinas. De momento tienes que saber que las harinas se clasifican en función de la cantidad de gluten que tienen así:

  • Harina de fuerza: Tiene un alto contenido en gluten, lo que la hace ideal para hacer masas que llevan mucha grasa y mucho azúcar y les costaría más subir (Roscón de Reyes, bollos suizos, brioches, …). El gluten es necesario para el proceso de fermentación y hace que la masa crezca. Son las harinas que más agua absorben. Aunque no son las propiamente panificables, también las puedes usar para hacer pan, sobre todo al principio, ya que es más fácil que suba la masa.
  • Harina de media fuerza o panificable: Tienen un contenido medio de gluten. Aunque son las que se usan para hacer pan, puedes usar otro tipo de harina o mezclarlas. No siempre viene especificado en los paquetes que son de media fuerza, por lo que también puedes obtener una harina de este tipo mezclando harina floja con harina de fuerza.
  • Harina floja: Con bajo contenido en gluten, son las que se usan para hacer galletas, bizcochos, … Absorben menos líquido y, aunque salen panes muy esponjosos con ellas, se endurecen enseguida y no suelen usarse para panificar.

Todo eso referido a la harina de trigo. Aún no hemos hablado de las harinas integrales o de otro tipo de cereales, que las dejaremos para más adelante. De momento, para empezar, nos ceñiremos a éstas.

Aquí puedes saber más sobre la harina y sus tipos

Levaduras y masas madres

Hablando de levaduras, hay muchos tipos también, aunque hay que dejar claro que NUNCA usaremos para panificar levadura de repostería. Ésta, en realidad no es una levadura, sino un gasificante porque no produce fermentación de la masa, sino que le da más aire a ésta para que el bizcocho o lo que estés haciendo quede más esponjoso.

Nos centraremos en las levaduras y fermentos panificables, que son los que vamos a utilizar. Aquí también hay muchos tipos en función de su presentación (liofilizada, fresca, …), pero hablaré de las que más se utilizan:

  • Levadura seca: Viene en cajitas con varios sobres individuales y por eso se conserva muy bien y dura bastante tiempo.
  • Levadura fresca: Viene en cubitos y las encuentras en la sección refrigerada. Duran unos días y tienes que conservarla en la nevera.

La cantidad de levadura que tengáis que añadir a una receta irá en función de qué tipo estáis usando: si usamos levadura seca añadiríamos una tercera parte de lo que usaríamos si fuese fresca. Los sobres de levadura en polvo suelen pesar 5´5 gramos, es decir, esos 5,5 gramos de levadura seca de panadería equivalen a 14 gramos de levadura fresca prensada.

También incluiré en esta sección el fermento o masa madre, de uso opcional junto con la levadura que hayas escogido. Consiste en una masa de harina y agua que fermenta varios días y se añade al pan que quieras hacer. Va muy bien sobre todo para panes integrales, ya que ayuda a que la masa quede más esponjosa y sabrosa. En otro artículo explicaré cómo se hace.

Si tienes en cuenta lo que te he contado aquí, estoy segura de que harás unos panes riquísimos. De todas maneras es cuestión de probar recetas, porque no todas salen igual. Te recomiendo que si encuentras una que te de buen resultado la guardes, ¡por lo menos hasta que encuentre otra aún mejor!

¡Ánimo y a probar a hacer pan con tu panificadora! Cualquier duda me la puedes poner en comentarios o a mi e-mail e intentaré ayudarte.

Si áun no tienes panificadora y no sabes cuál escoger, échale un vistazo a mi sección de Análisis de Panificadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Silvia Cordero Sahelices .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostinet.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: