croquetas de espinacas
RECETAS

Croquetas de espinacas

croquetas de espinacas

Como la primera vez que hice croquetas con la panificadora me pareció de lo más fácil y rápido, esta vez he vuelto a repetir con unas croquetas de espinacas. Tenía un paquete de espinacas en el congelador desde hace tiempo y no sabía que hacer con ellas, así que buscando recetas encontré varias de croquetas. Como ninguna me convenció del todo, hice mi propia prueba y ha salido fenomenal: muy crujientes por fuera y jugosas por dentro.

Ingredientes:

  • 1 l. de leche (semidesnatada y ecológica en mi caso).
  • 50 g. de mantequilla.
  • 50 g. de aceite de oliva.
  • 120 g. de harina de trigo.
  • 400 g. de espinacas (yo usé congeladas).
  • 1 cucharadita de pimentón (dulce o picante, al gusto).
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 diente de ajo.
  • 1, 5 cucharaditas de sal.
  • pimienta.
  • nuez moscada.
  • huevo y pan rallado para rebozar.

Elaboración:

  1. Para empezar, cocemos las espinacas en agua unos minutos hasta que se descongelen del todo. Si usas frescas no hace falta que hagas esto, o las puedes escaldar brevemente.
  2. A continuación, picamos finamente el ajo y la cebolla y lo sofreimos con un poco de aceite de oliva. Cuando esté casi transparente, añadimos las espinacas y rehogamos un minuto. Antes de retirar del fuego le ponemos una cucharadita de pimentón y removemos.
  3. Ahora empezamos poniendo en la cubeta de la panificadora la leche, la mantequilla a temperatura ambiente y el aceite. Añadimos las espinacas, la harina y las especias junto con la sal.
  4. Por último, encendemos la panificadora en el programa Mermeladas.
  5. Cuando el programa finalice, volcamos la mezcla en una fuente rectangular previamente humedecida con agua para que no se nos pegue la masa y esperamos a que se enfríe.
  6. Cuando la masa esté totalmente fría, ya podemos manipularla. Esta vez las he dejado más jugosas, por lo que la masa se manipula mejor si la dejas en la nevera enfríar. Yo la divido en trozos en la misma bandeja y luego los voy sacando para rebozarlos y darles forma: primero en pan rallado, luego en huevo y otra vez en pan rallado.
  7. Una vez listas, ya podéis freír en abundante aceite caliente. Las que os sobren podéis congelarlas. Yo las pongo en un tupper no muy juntas y pongo papel de horno entre capa y capa para que no se peguen.

Muchas recetas de croquetas de espinacas añaden piñones o algún tipo de queso. Yo no le puse ninguno de los dos porque no me gustan, pero podéis incorporárselo si os apetece.

Os recomiendo que las probéis, están buenísimas. Yo seguiré pensando de que voy a hacer las próximas croquetas, me estoy aficionando…

Hasta aquí la receta de hoy, la semana que viene más… Como siempre, podéis dejar cualquier impresión en Comentarios, inscribiros para recibir las nuevas entradas a vuestro e-mail o uniros al Facebook de Panificando dándole a Me gusta arriba a la derecha. ¡Hasta pronto! 😉

Si buscas recetas de croquetas, tal vez te interesen mis Croquetas de jamón serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Silvia Cordero Sahelices .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostinet.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.